Preguntas frecuentes de nuestrospacientes sobre Peyronie

Algunos pacientes pueden comprobar como en ninguna fase de la enfermedad (desde iniciales hasta muy avanzados) reporta dolor o molestias. No obstante, es muy probable que exista dolor al someter al pene a tensiones intensas como las que tienen lugar durante las relaciones sexuales y la masturbación.

En los casos más extremos de incurvación, puede haber una compresión persistente de nervios sensitivos que ocasionará dolor aún en estado de flaccidez.

La estricta realidad es que las curvaturas de pene que no causan problemas relevantes a la hora de mantener y lograr erecciones y que no impidan el coito y otras prácticas sexuales, podrían no necesitar tratamiento quirúrgico. Estos pacientes suelen solicitar cirugía para no verse el pene torcido.

El tratamiento quirúrgico está estrictamente indicado cuando la enfermedad de La Peyronie afecta la vida sexual del paciente o genera dolor crónico. Si esta enfermedad se mantiene estable (es decir, no sigue evolucionando) y no causa problemas, puede mantenerse con ella sin tratamiento.

Ahora bien, en nuestra experiencia, consideramos que es siempre muy positivo para cualquier paciente que presente esta dolencia realizarse el tratamiento corrector.

De acuerdo a protocolos médicos uro-andrológicos, se considera que hay un problema severo de curvatura de pene cuando esta sobrepasa los 30 a 45 grados de inclinación, bien como una patología congénita o adquirida (enfermedad de Peyronie).

La medición más precisa de esta incurvación la realizan médicos especialistas en salud masculina (andrólogos y urólogos) con instrumentos como reglas y transportadores de ángulos.

Ahora bien, el criterio para operar quirúrgicamente la enfermedad de la Peyronie tiene un sinfín de aristas que evaluar. Entre ellas, el ángulo de inclinación (o incurvación), la edad del paciente, el grado de dificultad que presenta para tener relaciones sexuales, las causas de la enfermedad y si existe o no antecedentes de tratamientos previos quirúrgicos no quirúrgicos que fracasaron.

El cirujano experto en Peyronie será el encargado de evaluar estas características, hacer una serie de exámenes, análisis y pruebas de imagen especializadas y ayudar a decidir qué tipo de técnica quirúrgica tendría más éxito reparando el defecto anatómico .

Los famosos retardantes inhibidores de la fosfodiesterasa (iPDE5)  conocidos comercialmente entre otros nombres como Cialis, Viagra o Caverject han sido una importante forma de manejar la disfunción eréctil asociada a mecanismos vasculares insuficiente en el pene.

El uso de estos medicamentos retardantes para tratar la disfunción eréctil no está recomendado en pacientes con enfermedad de La Peyronie, en ninguna de sus fases o estadios debido a que podría haber lesiones traumáticas o causar una deformación más pronunciada.

La enzima Q10 es un importante antioxidante que neutraliza radicales libres (como los radicales OH- presentes en el ambiente contaminado de las grandes ciudades) y que promueven el envejecimiento prematuro. Por ser una enfermedad de los tejidos (y relacionada con el envejecimiento), la enfermedad de La Peyronie puede ser limitada o estabilizada con agentes antioxidantes como la coenzima Q10. 

Esta coenzima puede conseguirse fácilmente en establecimientos comerciales y farmacéuticos, es muy segura y no tiene casi efectos adversos. Sin embargo, una de sus principales desventajas es que su consumo debe ser prolongado para notar cambios en los tejidos.

El aceite de ricino (también llamado aceite de castor) ha sido conocido por sus propiedades digestivas y vasodilatadoras. Se ha empleado para tratar problemas tan diversos como la alopecia, las barbas poco pobladas y los parásitos intestinales. También es un laxante, debido a que irrita las paredes intestinales y facilita la expulsión de las heces.

Su aplicación tópica en el pene no parece tener un efecto beneficioso en el tratamiento de la enfermedad de La Peyronie. 

Los mecanismos por los cuales funciona aún no están claros y su uso sigue siendo una práctica naturista y homeopática que no tiene respaldo científico.

El aceite de coco es otro producto natural que según ciertos portales web relacionados con la medicina herbolaria, puede ayudar a ablandar los nódulos fibróticos de la enfermedad de La Peyronie. Esto resulta de la aplicación diaria de un cc de este aceite en la zona afectada. Lamentablemente, no es tan sencillo. Su aplicación no se basa en ninguna evidencia científica. 

Aún se desconocen los mecanismos por los cuales el consumo de alcohol y de tabaco pueden incidir en la enfermedad de La Peyronie, pero muy probablemente tenga que ver con la sobrecarga sistémica de factores de proliferación celular (de los que ya se ha hablado anteriormente en esta web) y que estimulan el aumento de fibroblastos en ciertos tejidos como la túnica albugínea del pene.

Esta enfermedad fue descrita por primera vez en el año 1743 por Francois Giyot de La Peyronie, un cirujano francés del siglo XVIII y médico personal del rey Luis XV.

Sus primeros escritos la describen como la presencia de un pene con un lecho arrosariado de tejido duro que provocaba una incurvación en su extremo durante la erección y que dificultaba el trabajo sexual del hombre.

El respaldo y fiabilidad de un equipo médico de primer nivel son una de las claves y garantías de éxito de nuestros tratamientos

QUIERO OPERARME

El respaldo y fiabilidad de un equipo médico de primer nivel son una de las claves y garantías de éxito de nuestros tratamientos

VER VÍDEOS

Contacta con el equipo Andromedi para más información, solicitar cita presencial o videoconsulta.

Clinica Andromedi

El Dr. Cruz, con 25 años de experiencia médica, ha sido hasta 2016 Jefe de la Unidad de Andrología en el Servicio de Urología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, Coordinador Nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU) y Secretario General de la ESSM, cargos que ha delgado para centrarse de lleno en el ilusionante proyecto de ofrecer una consulta médica privada de alto nivel en Sevilla.

VER PERFIL MÉDICO

Privacy Preference Center